20 de marzo de 2017

Cave Carson Has a Cybernetic Eye de Rivera, Way y Oeming. Excelentes ingredientes para un guiso al que le falta cocción






































El tercer título del sello Young Animal de DC Comics tiene como protagonista a Cave Carson, un espeleólogo aventurero aparecido en 1960 en las páginas de The Brave and The Bold, a la estela del éxito de los Challengers of the Unknown. Infrautilizado durante décadas por la editorial, recibe el tratamiento de lujo al convertirse en el título que sigue la estela de la Doom Patrol y la nueva Shade, con un equipo creativo de lujo.



Dicho equipo creativo lo forman la pareja de guionistas formada por el desconocido Jon Rivera, apoyado en labores argumentales por Gerard Way, el supervisor de la línea editorial y guionista del título estrella del sello, Doom Patrol, junto al famoso dibujante Michael Avon Oeming, conocido sobre todo por ser la dupla artística junto a Brian Michael Bendis de Powers, el tebeo que puso en el punto de mira de la industria al guionista que lleva rigiendo los designios del universo Marvel en los últimos 15 años.



El resultado es un tebeo que aúna el pulp y la ciencia ficción, a Burroughs con Kirby en un relato entre el terror y la fantasía de una civilización subterranea, apoyado en el drama familiar entre un padre y una hija que deben encontrar puntos en común y un distanciamiento exacerbado por la muerte de la madre/esposa de ambos.



El problema, que la serie no alcanza el grado de sofisticación, maravilla y calidad de los dos títulos previos del sello Young Animal. Y no es un mal tebeo, pero se queda lejos de sus preceptos iniciales. Por poner un ejemplo, el arte de Oeming nunca ha brillado tanto como en esta serie, potenciado por el color lisérgico y pop de Nick Filardi. Pero el tebeo es un continuo deja vu de conceptos mil y una vez vistos en el género fantástico y de ciencia ficción, sin ninguna vuelta original o personalidad única que lo haga destacar, al menos en los cinco ejemplares publicados hasta el momento.



Mucho más llamativo es el extraño complemento de tres páginas realizado por el independiente Tom Slioci, que se convierte en un trasunto y reinterpretación del universo C que mezcla conceptos tan dispares como la línea de juguetes de DC de los años 80 llamada Superpowers con El Cuarto Mundo Kyrbiano y el Batman made in Tim Burton, con un estilo que recuerda en la forma al Little Nemo de Windsor McCay pasado por el prisma de Chris Ware tan adictivo como ininteligible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...