17 de junio de 2015

The Fade Out de Ed Brubaker y Sean Philips: Hollywood Babilonia























Para los aficionados a los buenos cómics, los apellidos Brubaker y Philips son sinónimo de calidad. Ambos autores, desde que se reunieran por primera vez a finales de los años 90 con La Escena del Crimen, no han dejado de entregarnos a los aficionados obra tras obra magistral, destacando Sleeper, Criminal y Fatale, esta última editada bajo el sello Image.

Y tras la finalización de Fatale, una mezcla perfecta de noir y pesadilla Lovecraftiana, Brubaker y Philips han encadenado casi inmediatamente su nuevo serial, The Fade Out, una intriga con sombras de James M. Cain y James Ellroy, que nos llevan al Hollywood de la época dorada, tras la Segunda Guerra Mundial, con el comienzo de la guerra fría y el McCarthysmo.



Nuestro protagonista, un guionista de Hollywood seco de ideas, sirve de maestro de ceremonias para conocer las bambalinas y los rincones oscuros de un Hollywood representado por todos y cada uno de los arquetipos que conocemos: El dueño del estudio, el director insoportable con ínfulas de autor, el actor galán, la estrella femenina, etc.... Pero todos y cada uno de ellos son algo más de lo que aparentan sus perfiles, algo que Brubaker va desgranando sin prisa pero sin pausa.



Todo arranca con el asesinato de la estrella femenina de una película en problemas debido a las mil y una reescrituras de un filme que demuestra que los problemas en Hollywood están desde sus inicios. Una muerte envuelta en misterio, porque nuestro protagonista la encuentra junto a él, sin saber como llegó el allí, tras una fiesta salvaje de la que no tiene más que nebulosos recuerdos de lo que ocurrió.

Esto sirve a la pareja artística para deleitar a los lectores con un relato que te atrapa desde las primeras páginas y que va desgranando sus múltiples capas y misterios a medida que pasas las páginas de un tebeo que va a más a medida que avanza la historia y del que deseas que nunca acabe, ya que la espera hasta la publicación del siguiente volumen será eterna.



Y que decir de Brubaker y Philips que no se haya dicho ya. Una pareja artística que han nacido para colaborar juntos y que aquí es posible que hayan llegado a la cima de su compenetración artística, apoyados además en el color aportado por Elizabeth Breitweiser, la tercera fuerza artística del tebeo y que da ese toque de ensoñación e irrealidad que transmiten Los Angeles y Hollywood.

Un Hollywood repleto de personajes que en principio pueden abrumar por su cantidad, pero que gracias a la pluma de Brubaker y su facilidad pasmosa para describir y diferenciar con pocas palabras y unos pocos actos a unos personajes que podían caer en el esterotipo, pero que Brubaker los transforma en personajes de carne y hueso.



Noir clásico en estado puro, imprescindible para aquellos que como yo, adoramos a autores literarios como James M. Cain, Raymond Chandler o James Ellroy, un fresco perfecto del Hollywood dorado con sus luces y sombras y una demostración más, que nadie como Brubaker y Philips para llevarnos de viaje a un universo de luces y sombras,sexo y vicios, lujo y sueños rotos, personajes decadentes pero tremendamente atractivos y humanos y un contexto histórico tremendamente atractivo. Quizás nos encontremos ante su obra definitiva y decir eso después de todo lo que nos han entregado en los últimos 15 años, es decir mucho. Imprescindible.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...