30 de septiembre de 2011

Moritat, el dibujante revelación del año


Las sorpresas y las mejores cosas llegan cuando menos te lo esperas. Y cuando me disponía hace escasas dos horas a leer el All Star Western 1 no esperaba para nada lo que me iba a encontrar en sus páginas. Y esta es su primera página. Con esa magnífica representación de la Gotham City de 1880 comienza una de mis mayores alegrías comiqueras en lo que va de año, el dibujante Moritat. Pero esto no es nada, el resto del tebeo es igual de bueno o mejor incluso que esta primera página. Os dejo una serie de páginas del cómic para que babeéis del gusto.










I, Vampire 1, Voodoo 1, DC Universe Presents: Deadman 1, All Star Western 1 y Men of War 1: The New 52


I, Vampire 1 de Joshua Hale Fialkov y Andrea Sorrentino

Una de las 52 series que ha aparecido de tapadillo y que puede resultar un pequeño éxito sorpresa. Un tebeo que más parece de la línea Vertigo que del universo DC de toda la vida, pero que puede tener su punto si lo relacionan con los superhéroes de la editorial. Este primer número sienta las bases de la relación entre dos vampiros, Andrew y Mary, el primero culpable de la condición de la segunda. Pero al contrario de lo que podría parecer, ella es la que abraza el vampirismo y él quiere acabar con su propia raza. Andrea Sorrentino, con un dibujo idéntico al del desaparecido Jae Lee, crea el ambiente apocalíptico que la colección necesita. No es el colmo de la originalidad, pero se deja leer con agrado, sobre todo por su acabado visual.


Voodoo 1 de Ron Marz y Sami Basri

Otro personaje rescatado del fondo de la extinta Wildstorm y que se une al universo DC tradicional junto a Stormwatch y su compañero en la serie Wildcats, Grifter. Y el tebeo da lo que promete con su protagonista, sexo el justo y altas dosis de violencia, una constante en esta nueva línea editorial y que ya está levantando ampollas entre sectores del fandom. Lo más destacable del tebeo es el dibujo de Sami Basri, que tiene un estilo deudor de los hermanos Luna y Daniel Acuña que bien dirigido puede acabar convirtiéndole en un buen artista, sino se convierte antes en un nuevo Greg Land. Podía ser muchísimo peor.


DC Universe Presents: Deadman de Paul Jenkins y Bernard Chang

Que aburrido es Paul Jenkins. Exceptuando su Vigía, la primera miniserie, el resto de lo que ha hecho este guionista británico que parecía que iba a revolucionar la industria a finales de los 90, es soporífero. Su Deadman no es una excepción. Este número demuestra que lo que ha pasado en "El Día Más Brillante" no sirve para nada, y en el fondo es mejor ya que era una buena idea que fue languideciendo mes tras mes, porque nos vuelven a contar el origen de Deadman, algo que aprovecha Jenkins para hacer una crítica social de parvulario repleta de tópicos y lugares comunes. Lo único que se salva es el dibujo de Bernard Chang, muy superior al nefasto guión de Jenkins y que se merece trabajar en una colección a la altura de su trazo.


All Star Western 1 de Justin Gray, Jimmy Palmiotti y Moritat

Fabuloso. El mejor tebeo de lo que llevo leído de esta nueva DC. Y lo mejor es que no esperaba ni de lejos que este cómic fuera a estar bien. Ni soy fan del western, ni de Jonah Hex. Pero este tebeo es especial. Se desarrolla en Gotham City, a finales del siglo XIX. Y tenemos a los antepasados de los Wayne, de los Cobblepot. Y a Amadeus Arkham, aunque unos 50 años antes de cuando le creó Morrison. Pero da igual, porque su madre enferma está en la sombra, asustada por los murciélagos producto de sus alucinaciones. Arkham es uno de los protagonistas de la historia, en insólito team up con Jonah Hex que trae sus expeditivos métodos a la ciudad de Gotham. Porque hay un asesino de prostitutas en la ciudad de Gotham casi idéntico a Jack el Destripador, que en el fondo es solo la punta del iceberg de un misterio que engloba a los ricos y poderosos de Gotham City. Y no hablemos del dibujo, la revelación de la temporada, Moritat, con un estilo que hace que el tebeo sea más una bande desinee que un cómic book, que se merece que solo por su apartado gráfico apareciera en formato álbum europeo. Un apartado gráfico que es una mezcla de Guido Crepax y Chris Bachalo, que es igual de bueno en la caracterización de personajes, como en planos detalle de rostros y figuras humanas, o en escenas de multitud y ambiente, como esas calles de Gotham City, o bares repletos de individuos, cada uno diferente y en actitudes diferentes, que puedes oler y sentir, como si estuvieras en ellos. Un pedazo de tebeo. Imprescindible.


Men of War 1 de Ivan Brandon, Tom Derenick, Jonathan Vankin y Phil Winslade

No soy muy fan del género bélico. Por lo tanto, mi opinión es excesivamente subjetiva ya que nunca entro en las historias militares y las batallas me dan verdadero sopor. El tebeo contiene dos historias. La primera de ellas está realizada por Ivan Brandon y Tom Derenick, donde traen de vuelta a uno de los personajes bélicos más queridos por los aficionados al género. La segunda historia me parece más interesante, sobre todo por el dibujo de Phil Winslade, el cual es excelente y que además recuerda a los tebeos bélicos de la E.C., con un toque caricaturesco que recuerda a los mejores trabajos de Will Elder, Wally Wood o Harvey Kurtzman para la revista Mad. El contraste es mayor sobre todo porque la historia tiene tintes de la segunda mitad del clásico de Kubrick, La Chaqueta Metálica.

29 de septiembre de 2011

Spiderman de Roger Stern y John Romita Jr. Colaboración para la web Nuestros Cómics


En mi sección de "Etapas de Culto de Personajes Clásicos" no podía faltar el Spiderman de mi infancia, la última gran etapa del trepamuros, realizada por dos autores de la talla de Roger Stern y John Romita Jr. El comienzo de la relación de Peter con Felicia Hardy, la Gata Negra, la llegada de El Duende, el regreso de Mary Jane. En definitiva, una etapa que su recuerdo y su relectura te devuelve a una época irrepetible. La reseña completa pinchando aquí.

28 de septiembre de 2011

Imposibles X-Force 1 de Rick Remender y Jerome Opeña. Reseña para Panini Reviews


Que no existe personaje malo, sino autor incompetente es un hecho. Y que de un concepto malo se puede sacar oro también. Ese es el caso de X-Force, una evolución (realmente una involución) de Los Nuevos Mutantes de la mano del incomprensiblemente exitoso Rob Liefeld en los 90, que de ser un concepto pueril para adolescentes hiperhormonados se convierte en manos de autores competentes en un must-have del universo mutante. Si la anterior encarnación finalizada a mediados del año pasado era un buen ejemplo, esta nueva colección la supera con creces en tan solo cuatro números, los incluídos en este primer volumen. Acción, violencia, escenas impactantes, conceptos con gran potencial y un desarrollo de personajes excelente, dan como resultado el mejor título mutante en la actualidad. La reseña completa pinchando aquí.

Green Lantern 1, Green Lantern Corps 1, Supergirl 1 y Legion of Superheroes 1: The New 52


Green Lantern 1 de Geoff Johns y Doug Manhke.

La serie de más éxito de DC de los últimos años da un vuelco pero no se reinicia, sino que continúa (me imagino, porque todavía no he leído la última saga pre-reinicio, "La Guerra de los Lanterns") la colección tal cual la lleva desarrollando Johns desde que la inició en el año 2005. Lógico, ya que para que cambiar lo que está funcionando bien (algo que deberían haber pensado con el Batman de Morrison, pero bueno...). Y que funcionara bien es un decir, ya que aunque la colección estaba siempre entre lo más vendido de la editorial, llevaba ya unos cuantos años (para mi desde el final de los Sinestro Corps), dando tumbos y vueltas alrededor de si misma, con la locura que fue los mil y un anillos y cuerpos de colores cuyo único objetivo era vender la mayor cantidad de merchandising. Pero a lo que iba. Este primer número de la nueva etapa de Green Lantern tiene dos alicientes que la lectura de este primer número de presentación sea muy agradable y nada tedioso en comparación con los dos últimos años de la serie. Lo primero, el ver a Sinestro como guardián del sector 2814 y enfrentarse a sus antiguos aliados, los Sinestro Corps. Súmale a eso lo cabrones que se han vuelto los Guardianes del Universo en los últimos años y que Sinestro seguramente tiene sus propios planes y tenemos diversión para los próximos meses. Y lo segundo, el antiguo protagonista de esta colección, Hal Jordan, que actualmente está sin oficio ni beneficio, rechazado por la agencia Ferris, por Carol y sobre todo por su anillo de poder que le ha abandonado por Sinestro. Jordan está en su momento más bajo y más humano lo que ayuda a que tengamos escenas más urbanas y normales, algo de agradecer en una colección que ha pasado demasiado tiempo en el espacio y se ha olvidado que lo más importante siempre es el factor humano para que te importen los personajes. En definitiva, un buen primer número y un final interesante que decantará la balanza entre Sinestro y Hal Jordan, ¿o no?.


Green Lantern Corps 1 de Peter Tomasi y Fernando Pasarin.

Tercera serie (de cuatro) de una de las franquicias más lucrativas de DC Comics en la actualidad. Peter Tomasi vuelve a la colección que le dio la fama pero sin Patrick Gleason, con el que sigue colaborando en la colección Batman and Robin. En su lugar, el competente Fernando Pasarin que se ajusta perfectamente al ambiente de space opera que tiene que tener la colección. Los protagonistas principales son Guy Gardner y John Stewart, ambos intentando equilibrar su condición de guardianes de la galaxia, con su vida urbana. Como en Batman and Robin, el fuerte de Tomasi es la caracterización de personajes, siendo la trama principal (en esta ocasión, la muerte de varios Green Lanterns por un enemigo invisible y la desertización de un planeta de agua) correcta, pero en ningún momento apasionante. En definitiva, un buen tebeo de superhéroes sin nada que alabarle, pero tampoco que reprocharle.


Supergirl 1 de Michael Green, Mike Johnson y Mahmod Asrar.

Otra sorpresa agradable. Sobre todo por su dibujo, obra de Mahmod Asrar, que me recuerda a Becky Cloonan, si la dibujante se dedicara a dibujar tebeos de superhéroes. El guión, obra de Michael Green (guionista de la fenecida serie de televisión Héroes y de una historia centrada en el Joker para la colección Batman Confidential) y Mike Johnson, nos traslada a los primeros momentos de Kara en la tierra. Poco pasa en este ejemplar, pero hay que reconocer que el duo de guionistas hacen un buen trabajo mostrando los pensamientos y reacciones de Kara al estrellarse en un entorno hostil y desconocido. Un tebeo que sobre todo se disfruta por el excelente dibujo de Asrar, una estrella en ciernes.


Legion of Superheroes 1 de Paul Levitz y Francis Portela.

No soy objetivo con la Legión de Superhéroes. Nunca he podido con sus tebeos. Lo he intentado muchas veces y el resultado siempre es el mismo. No entro en su mundo, no soy capaz de asimilar la ingente cantidad de personajes que rondan por sus páginas y en definitiva siempre he acabado aburriéndome con ellos. Y esta nueva versión no es diferente y no entiendo que esto sea un reinicio para nuevos lectores, porque de primeras te abruman con mil y un personajes que no sabes bien quiénes son, que hacen y a que dedican su tiempo libre. Eso conociendo a algunos, como yo conozco. No quiero ni imaginarme alguien que no los haya visto en la vida. Lee dos páginas, cierra el tebeo y no vuelve a leer nada de estos personajes en su vida. En ese aspecto está mucho mejor la otra serie de la Legión del reboot, Legion Lost y que está relacionada completamente con esta. 5 personajes y una historia de viajeros temporales perdidos en el pasado mucho más divertida y llevadera. Además, prefiero el trabajo gráfico de Pete Woods en Legion Lost, que el de Francis Portela en esta. Muy irregular, algún acierto, pero en líneas generales un dibujo de pobre acabado al que no ayuda el color de Javier Mena. Solo recomendable para fanáticos de este supergrupo. Resto de lectores abstenerse por riesgo de reventón cerebral.

27 de septiembre de 2011

Detective Comics 1, Batman and Robin 1 y Batwoman 1: The New 52


Detective Comics 1 de Tony Daniel.

Me esperaba lo peor de este Detective Comics de Tony Daniel, tras su paso por la serie de Batman en los últimos dos años. En esa etapa no empezó del todo mal, dentro de sus limitados recursos como autor completo, pero fue degenerando hasta conseguir los peores tebeos de Batman de largo de la era Morrison. Su paso a Detective en el reinicio le ha sentado mejor de lo que esperaba. Lo primero de todo, no es un gran tebeo, ni por supuesto me hace no echar de menos el trabajo de Morrison de los últimos años. Pero este primer número, que parece que va a seguir la línea de Action Comics de contar historias más centradas en el pasado del personaje, donde nos encontramos con el al parecer primer o uno de los primeros encuentros de Batman con el Joker, tiene los suficientes elementos de interés para darle una oportunidad a esta nueva incursión de Daniel con el personaje. Lo primero, este Batman es más Miller que el del propio Miller. La frasecita "La noche es mía" que le suelta Batman al Joker está más trillada que ponerle pistolones a Cable, y da más vergüenza ajena que otra cosa, pero quitando eso y el acercamiento cada vez mayor al Batman de Nolan no molesta y tenemos a un vigilante obsesionado con su trabajo como el que llevamos viendo los últimos 25 años hasta la llegada de Morrison. El Joker, en esta Gotham más infernal que nunca está a la altura de la ocasión y por supuesto se inspira en la versión de Miller y Nolan, un psicópata asesino en toda su gloria. Y con todos estos elementos tan poco originales y tan vistos en los últimos años, ¿por qué me ha gustado el tebeo?. Porque está bien contado y acabado. Porque Daniel no se ha trabajado tanto unas páginas en su vida y la historia se lee con fluidez y tiene escenas memorables e icónicas como la del tren, además de que me encanta que le ponga el sombrero morado al Joker como hace mucho tiempo que no se le veía, dándole ese aire a lo cine negro de los años 30. Eso, más la aparición de una siniestra figura llamada "Dollmaker" (el hacedor de muñecas) y que supuestamente es el jefe de El Joker, como demuestra la sangrienta escena final y la buena ambientación de la ciudad de Gotham me han dado ganas para seguir leyendo con gusto los próximos episodios de la colección.


Batman and Robin 1 de Peter J. Tomasi y Patrick Gleason.

Al fin, tras una primera intentona de tres números en el anterior volumen, llegan el equipo creativo formado por Peter Tomasi y Patrick Gleason para quedarse, al menos por el momento. Este primer número tiene como gran aspecto positivo, la relación y dinámica que Bruce y Damian tendrán en esta colección, el primero como padre autoritario y con poca experiencia y el segundo como hijo rebelde y contestatario que no ve con buenos ojos el nuevo status quo de ordeno y mando que Bruce tiene con él, al contrario que con Dick Grayson como Batman que le veía más como un compañero y socio que como un subordinado. Los mejores momentos del tebeo se encuentran en esa relación entre ambos donde saltan chispas y las diferentes visiones de la vida que tienen los dos personajes, reflejado en ese último homenaje que Bruce les hace a sus padres en el aniversario de su muerte. La historia principal de esta primera saga de la colección es correcta pero no llega a intrigar del todo como para tenerte en vilo hasta el siguiente ejemplar, pero solo por la relación establecida entre Bruce y Damian merece la pena comprar esta colección.




Batwoman 1 de J.H.Williams y W. Haden Blackman.


Se ha hecho de rogar, pero al fin la tenemos en las librerías. La nueva colección de Batwoman, tras su excelente presentación entre el 2009 y el 2010 en la colección Detective Comics, debía haber aparecido a finales del año pasado, justo tras la publicación de un número 0 que servía de introducción a esta nueva etapa del personaje con J.H. Williams como autor completo ayudado por W. Haden Blackman. Pero me imagino que DC habrá considerado que era más oportuno esperar a que comenzaran estos nuevos 52 títulos para que tuviera toda la repercusión posible. Y no les ha faltado razón. El tebeo es estupendo, no solo en su parte gráfica, que es simplemente increíble, pero eso es algo que todos esperábamos siendo de quién es, uno de los mejores, sino el mejor artista que ahora mismo tiene la industria del cómic americano, sino que su labor como guionista no desmerece en absoluto para ser su primer trabajo. Williams nos entrega una intriga policial, mezclada con elementos sobrenaturales y leyendas urbanas, junto a una protagonista con un pasado interesante, en un tebeo que ya está entre los mejores tebeos DC actuales leídos hasta la fecha, junto a Action Comics, Animal Man y Swamp Thing.

Mini-Reseñas de Cine


La Cara Oculta de Andrés Baiz (2011).

Sorpresa agradable la primera película del cortometrajista Andrés Baiz, cuyo guión es también de él, junto a Hatem Khraiche. Un thriller de estimable factura y un guión brillante con un reparto hispano-cubano muy sólido, donde destaca la actriz Clara Lago que lamentablemente pierde gran parte de sus sorpresas y giros de guión por culpa de una campaña promocional y sobre todo un trailer que desvela demasiado de sus múltiples e inteligentes sorpresas. Un director a tener muy en cuenta en el futuro.


Cómo Acabar Con Tu Jefe de Seth Gordon (Horrible Bosses, 2011).

Comedia de planteamiento más interesante que su mediocre desarrollo, que sigue la estela de la comedia destroyer salida del éxito de Resacón en las Vegas. Un trío de amigos que van desde el correcto Jason Bateman al directamente insoportable Charlie Day que imita y copia sin ningún reparo al también insoportable Zach Galifianakis de la mencionada Resacón en las Vegas, quieren matar a sus jefes. Y ahí se encuentra lo único estimable de la película. Porque Kevin Spacey, Jennifer Aniston y Colin Farrell bordan cada uno a sus detestables pero divertidos personajes que lamentablemente no dejan de ser secundarios cunado deberían ser los verdaderos protagonistas.


Con Derecho a Roce de Will Gluck (Friends with Benefits, 2011).

Comedieta entretenida e intrascendente que basa todo su atractivo en su simpático duo protagonista y en la supuesta relación que ambos actores mantienen en su vida real. La historia de dos amigos de distinto sexo que entablan una relación estrictamente sexual en un principio, sin nada de sentimientos, plantea una comedia irreverente, pero que como mandan los cánones hollywoodienses termina convirtiéndose en la típica y tópica comedia romántica al uso, tan inocua como olvidable una vez terminan sus créditos finales.

26 de septiembre de 2011

Nuevas y veteranas series para una nueva temporada: Parte 1


The Playboy Club

La apuesta más fuerte de la cadena NBC, intenta sin ningún disimulo imitar el modelo y patrón que arrasa en los premios televisivos más importantes, la inconmensurable Mad Men de la cadena AMC. El episodio piloto de esta nueva propuesta televisiva da lo que promete: una ambientación y unos valores de producción excepcionales, apoyados por la férrea dirección de uno de los valores seguros de la televisión americana contemporánea, Alan Taylor, director de capítulos de series de televisión como Los Soprano, Mad Men, Boardwalk Empire o Juego de Tronos. Súmale a esto bellas mujeres, hombres elegantes, sexo lo justo, ya que estamos ante una cadena generalista, números musicales, mafia, unos toques de crimen y unas tramas principal (una mezcla de Casino, Showgirls y Sucker Punch) y secundarias  bien urdidas y el episodio entretiene lo suficiente para sentarse ante el siguiente capítulo para ver como salen de la complicada situación en la que se han metido los protagonistas Nick Dalton y Maureen. Como aspectos no negativos, sino menores, lo estereotipados que son los mafiosos que buscan a su capo desaparecido y lo mucho que le queda a Eddie Cibrian (Nick Dalton) para llegarle a la suela del zapato al ya mítico personaje Don Draper y a su intérprete, Jon Hamm.




Fringe


El esperado regreso de Fringe en su cuarta y última temporada nos sitúa tras los polémicos acontecimientos ocurridos tras su polémico final de temporada en mayo de este año. Peter Bishop ha desaparecido como si nunca hubiera existido y las dos tierras han encontrado un punto de fusión donde deberán trabajar en conjunto para conseguir salvar los dos mundos. Fringe desde un principio siempre me ha recordado a clásicos del cómic como el concepto de multiverso de DC Comics, sus Crisis en Tierras Infinitas, el Flash de dos mundos o en su contrapartida Marvel, los observadores me recuerdan a la raza de Los Vigilantes, esos seres gigantes y cabezones que solo pueden observar y no actuar. Esta cuarta temporada sería "La Era de Apocalipsis" de los X-Men o "La Dinastía de M" para la Marvel y casualidades de la vida, la nueva DC aparecida este mes en Estados Unidos. Un individuo ha sido borrado de la realidad, la historia de ambos mundos sigue siendo la misma, pero con diferencias palpables, no todo ha ocurrido igual. Pero hay algo que no está bien, falta algo, y Olivia y Walter sienten que hay un vacío en sus vidas y en su alma. Y lo peor no es eso, Peter, como la mujer encapuchada que está apareciendo en todos los números 1 del nuevo universo DC, se forma y desaparece en segundos, cuando alguien parece recordarle o intenta recordar aquello que perciben o sienten que les falta. Me alegro que Fringe haya abrazado el serial y el componente fantástico de manera total, tras unos comienzos tan dubitativos. Este episodio piloto plantea muchas cosas interesantes, la posibilidad de un giro narrativo total para el final de la serie (o al menos eso es lo que mi mente retorcida comienza a maquinar) pero como siempre en las series made in Abrams, te sabe a poco y quieres más.






How I Met Your Mother


Dos episodios para celebrar la séptima temporada de la mejor comedia de la televisión actual. La nueva Friends lleva siete años sin demostrar señales de flaqueza y estos dos episodios de comienzo de temporada son buena prueba de ello. El secreto de su éxito, como hizo Friends es saber equilibrar las grandes dosis de comedia que aporta y sus buenas carcajadas, con el drama y la emoción justa en los momentos adecuados y un quinteto de personajes protagonistas que se convierten en parte de tu familia y amigos y que no quieres perder de vista. Súmale a eso el guión estructurado como un encaje de bolillos que no deja nada al azar y tenemos como resultado los 22 minutos más divertidos de la semana.






The Big Bang Theory


Cada vez me gusta menos esta sitcom. Y mira que empezó bien. Pero temporada tras temporada de los mismos chistes, de unos personajes que pasan de ser un estereotipo al uber-estereotipo, que no avanzan, que no evolucionan, que no me importan y que pueden estar así 5 años que 30 y que todo girará alrededor de lo mismo, ha conseguido hacer mella en mi. La serie, que en un principio estaba centrada en Penny y Leonard, con el resto de personajes como satélites de la relación de ambos personajes, se ha convertido en una serie Sheldoncéntrica donde el abuso por parte de los guionistas del mejor personaje de la serie, consigue que estos dos primeros episodios no hayan conseguido sacar de mi una buena carcajada. Como mucho, esbozar una leve media sonrisa.


.


Batgirl 1,Birds of Prey 1, Red Hood and the Outlaws 1 y Nightwing 1: The New 52


Batgirl 1 de Gail Simone y Ardian Syaf.

El regreso de Barbara Gordon a la primera fila de la comunidad superheróica era uno de los acontecimientos más polémicos (junto a los pantalones cortos de Superman) de este nuevo reinicio de DC. Los motivos, la clásica historia de Alan Moore, la Broma Asesina, donde la hija del comisario Gordon se quedaba paralizada de cintura para abajo tras ser disparada por el Joker. Posteriormente Barbara se convirtió en un pilar primero de la familia Batman y luego de la Liga de la Justicia, tras reciclarse en Oráculo, una hacker que controlaría y ayudaría a través de su complejo equipo de vigilancia y seguimiento informático a los héroes en leotardos. Y su regreso al uniforme de orejas puntiagudas es realizado por la guionista que mejor la conoce, que mejor partido la ha sabido sacar y que la convirtió en Oráculo para la colección Aves de Presa, Gail Simone. Simone realiza un tebeo oscuro oscurísimo, donde el villano de la primera historia es un asesino llamado "El Espejo" con una agenda personal en la que está incluida Barbara, además de introducirnos a Barbara a través de un prólogo donde los criminales son una réplica de esos dos niñatos psicópatas de la obra maestra de Michael Haneke "Funny Games", cuya violación del entorno personal tiene oscuras reminiscencias con lo que le ocurrió a Barbara con el Joker en la Broma Asesina. Porque "La Broma Asesina" ocurrió, y Barbara estuvo lisiada tres años, pero como ella misma dice y le sorprende, pasados tres años se curó "milagrosamente". Pero que esté recuperada físicamente no quiere decir que lo haya conseguido mentalmente. Y ahí está la gran baza de esta colección y que puede dar de si un tebeo la mar de interesante. Barbara Gordon, por mucho que se haya calzado de nuevo las mallas, está tocada, herida, con unos fantasmas que se niegan a dejarla ir y un trauma que no ha cicatrizado. Del apartado gráfico decir, que Adrian Syaf, con su dibujo cumplidor pero al que le falta todavía mucho pero que mucho callo, queda aun peor parado, tras ser comparado con la fastuosa portada de Adam Hughes. Pero el tebeo me ha llamado la atención y su punto de partida me parece de lo más interesante.





Birds of Prey 1 de Duane Swierczynski y Jesús Saiz.

La nueva encarnación del grupo femenino más famoso del universo DC, comienza su andadura con un primer número repleto de acción y alguna que otra intriga, con dos de los cuatro miembros que pueblan su primera portada. Poco se sabe de lo ocurrido anteriormente,  como el porqué de la reunión de este grupo de mujeres superpoderosas, de que lado están y si Canario Negro es realmente responsable de la muerte de un hombre. El misterio se acrecienta cuando se reúne con Barbara Gordon, y se sorprende de que pueda volver a caminar. El tebeo gana puntos gracias al dibujo de Jesús Saiz, debilidad personal desde su trabajo en la poco apreciada pero excelente colección Manhunter con guiones de Marc Andreyko. Un tebeo correcto en la línea de Suicide Squad. Habrá que darle unos cuantos números más para ver como progresa.





Red Hood and the Outlaws 1 de Scott Lobdell y Kenneth Rocafort.

Otra de las colecciones que tiene o debe tener sus días contados. Lobdell y Rocafort, cada uno en su labor trae de vuelta lo peor de los cómics mainstream de los 90 a la nueva DC. Lobdell no tiene problemas en destrozar a personajes como Starfire, convirtiéndola en un pendón alienígena o todo el trabajo que Judd Winick ha realizado con Jason Todd, el segundo Robin. Rocafort, un malísimo dibujante se recrea en las posturitas femeninas sacadas de los peores tebeos de los sellos Top Cow, Wildstorm y el Extreme Studios de Liefeld. El resultado, un tebeo ilegible y execrable que se cree muy rompedor y "para mayores" que no se merece siquiera que se publique su segundo número. 




Nightwing de Kyle Higgins y Eddy Barrows.


Ni buena ni mala, sino todo lo contrario. Nada nuevo en este paso atrás en la carrera de Dick Grayson. La buena noticia, que su etapa como Batman durante la época Morrison no ha sido barrida de la continuidad. La mala, que a mi me gustaba Dick como Batman y su relación con Damian, el nuevo Robin. El tebeo en sí, nada del otro jueves. El guión de Higgins recurre a los clásicos tópicos algo trasnochados del Batman post-Miller y el dibujo de Barrows, clon de Phil Jimenez, cumple sin aspavientos, pero usa y abusa demasiado de la doble página y una composición de página algo caótica. Mediocre.

25 de septiembre de 2011

Asombroso Spiderman 59 y Los 4 Fantásticos 45


Asombroso Spiderman 59 de Dan Slott, Humberto Ramos,Kelly Sue deConnick y Emma Ríos (Amazing Spiderman 650 y 651 y Osborn 2 USA).

Final de la primera saga de esta nueva etapa del trepamuros de manos del mejor autor que existe en la actualidad para narrar las aventuras de Peter Parker. Una saga que ha traído a primera plana de la actualidad a uno de los villanos más emblemáticos de los años 80, pero con un nuevo rostro. El Duende, ahora encarnado en el sobrino de Ben Urich, se convierte en la nueva gran amenaza de este nuevo Spiderman que nos trae por primera vez a un Peter Parker con éxito (a ver lo que le dura) y devuelve a la colección esa magia Marvel que tenía por ejemplo la época de Roger Stern y John Romita Jr. Y con El Duende vuelve también Kingpin, la Gata Negra y el posible triángulo entre Peter, Carlie y Mary Jane. De complemento, el segundo número de la miniserie de Norman Osborn post-Reinado Oscuro. Y aunque no estoy de acuerdo con la política de introducir en la colección miniseries o especiales autoimpuestos que no pertenecen a la colección principal del personaje, hay que reconocer que este es uno de los mejores complementos que ha tenido.


Los 4 Fantásticos 45 de Jonathan Hickman y Steve Epting (Fantastic Four 586 USA).

Capítulo final de "Tres" y número previo al famoso ejemplar donde uno de los miembros de la primera familia Marvel muere. Una saga que ha sido el colofón de una maravillosa primera etapa de Jonathan Hickman, el guionista que mejor ha entendido y ha sacado provecho de la primera familia Marvel, junto a Stan Lee y Jack Kirby y John Byrne. Hickman demuestra en este número, que su potencial para desarrollar ideas es abrumador, que ha creado un background interesantísimo para todas las tramas y subtramas de las historias y que ha sabido plantear un cliffhanger para cada miembro del grupo antes de la muerte de uno de ellos. La pena es que en esta era de la información, casi todos sabemos de quién se trata. Envidio al lector que llegue virgen a la lectura del próximo ejemplar.

24 de septiembre de 2011

DC Retroactive Justice League America The '90s de Keith Giffen, J.M.De Matteis y Kevin Maguire


DC Retroactive Justice League America The '90s de Keith Giffen, J.M.De Matteis y Kevin Maguire.

Si hay una etapa querida por el público de las múltiples interpretaciones que ha habido de la Liga de la Justicia, esa es la encarnación de los años 80. Tras su finalización en 1992 tras 60 números, cinco anuales y un spin-off llamado Justice League Europe, cada vez que el equipo formado por Giffen, DeMatteis y Maguire se han reunido ha sido motivo de gozo por parte de los lectores que crecimos en los 80. En el año 2003 y 2005 ya tuvimos nuestra agradecida dosis en sendas miniseries aparecidas en dichos años. Pero nunca es suficiente. Así que la aparición dentro del experimento Retroactive de este verano de un nuevo especial era recibido por mi parte con los brazos abiertos. El resultado: una buena historia, que no está a la altura de los mejores momentos de la colección como el día de la mudanza, el casino de Booster y Blue Beetle en la isla Kooey Kooey o los anuales 2 y 4 que contenían la historia del Joker o la Liga de la Justicia Antártida. Esta historia se podría colocar cronológicamente justo antes de este último anual, con La Liga de la Injusticia queriendo convertirse en superhéroes (una broma a costa de los Thunderbolts y Vengadores Oscuros de la competencia) pero como siempre para esos divertidos ineptos las cosas no salen como uno espera. Casi todos los personajes más queridos del serial tienen su momento en este especial, como la gran pareja formada por Booster Gold y Blue Beetle, Oberon y Mister Miracle, Fuego y Hielo, Maxwell Lord y Power Girl y su gato. Una historia que se lee con una sonrisa en la cara y que te devuelve a una época que se recuerda con añoranza.

Twin Peaks: Fuego Camina Conmigo de David Lynch.



Twin Peaks Fuego Camina Conmigo de David Lynch (Twin Peaks Fire Walk With Me, 1992).

En 1992, David Lynch estaba en la cúspide del éxito, un cineasta minoritario que se había convertido en un fenómeno de masas gracias a su serie "Twin Peaks" junto al cineasta Mark Frost y que revolucionó y cambio el medio televisivo con un serial que fusionó todos los géneros habidos y por haber bajo la excusa del asesinato de una joven en un pueblo ficticio del noroeste americano llamado Twin Peaks. El serial que duró únicamente dos temporadas, cambió las reglas establecidas por las convencionales series televisivas, abriendo el camino a producciones más inteligentes y de mayor envergadura, creando una psicosis colectiva gracias a la pregunta "¿Quién mató a Laura Palmer?" que tuvo en vilo a la audiencia. Una vez descubierto el misterio y debido a la implicación de Lynch en otros proyectos (el rodaje de Corazón Salvaje), provocó que la serie perdiera el rumbo por culpa de realizadores y guionistas que no entendieron el concepto creado por Lynch, hasta que este, volvió en el último episodio del serial para cerrarlo de manera precipitada (la serie estaba ya cancelada) pero magistral, con un episodio que más que resolver enigmas, abrió muchos más. 



Del cielo al infierno

Aparte de Twin Peaks, Lynch había ganado en 1990 la prestigiosa Palma de Oro en Cannes, gracias a su película "Corazón Salvaje", una road movie trepidante,que se inspiraba de manera tangencial en "El Mago de Oz", y cuyo premio en Cannes fue objeto de polémica debido a sus amores y odios. 



Por lo que su llegada en 1992 con su largometraje de Twin Peaks, que en su origen iba a llamarse "Twin Peaks: Fuego Camina Conmigo. Los Siete Últimos Días de Laura Palmer y Teresa Banks", era esperado con los cuchillos bien afilados por una crítica y unos seguidores que no perdonaban que su otrora genio independiente y fuera de los circuitos de Hollywood, disfrutara de las mieles del éxito y un respaldo popular ciertamente llamativo.




Nadie esperaba la bomba que Lynch llevaba debajo del brazo. La película fue abucheada y pateada en su premiere en el festival de Cannes, una reacción tan enfervorecida como la previa anterior a su estreno, donde crítica y público en busca de una butaca libre, eran capaces de vender su alma. La rueda de prensa posterior a la proyección del largometraje no fue precisamente un camino de rosas para Lynch, la cual recuerda el autor como uno de los peores momentos de toda su carrera. 

Una película a contracorriente 


La exagerada reacción negativa hacia el largometraje fue debida a algo muy simple: las expectativas. Unas expectativas que Lynch tiró por la borda, dejando pasmados y con la boca abierta a unos aficionados a su serial y no a su obra, y a unos cinéfilos modernillos que solo conocían al autor por su anterior y exitosa película, la menos exigente y muy pop "Corazón Salvaje" una obra mucho más facilmente digerible que este Twin Peaks fílmico, que devuelve al Lynch más sombrío y hermético de "Cabeza Borradora" y que sirve de prólogo y pie a su trilogía más abstracta y compleja, formada por "Carretera Perdida", "Mulholland Drive" e "Inland Empire". 



Ya desde sus primeros minutos, Lynch juega al despiste y a romper expectativas, en unos créditos que sirven como preámbulo del discurso de Lynch a lo largo de todo el filme. La nieve estática de un televisor sirve como escenario de unos créditos bajo el lánguido y magistral tema principal de la película compuesto por Angelo Badalamenti. Esa calma y apaciguamiento queda rota al terminar los créditos por el estallido del televisor provocado por un hacha y el ensordecedor y terrorífico grito de una mujer asesinada en off. Lynch lo ha dicho todo. Esto no es la serie televisiva que todos queréis y amáis. Esto es una película y no tengo porqué censurarme. 

Dos películas en una 

La primera media hora de la película nos retrotrae a un caso criminal que se mencionaba pero no se desarrollaba en la serie en su episodio piloto y al que no se le daba más importancia que el hecho de que el crimen de Teresa Banks seguía el mismo modus operandi que el ocurrido a Laura Palmer. En esta media hora, Lynch nos descubre un Twin Peaks en negativo a través de varios aspectos. El primero, el nuevo agente del FBI, Chester Desmond, interpretado por el cantante Chris Isaak, el cual ya había colaborado con varios temas de su propia cosecha en la banda sonora de "Corazón Salvaje" y que aquí interpreta a un agente que es el reverso negativo del jovial, amigable y carismático Agente Cooper. Desmond, junto al agente Stanley interpretado por un sorprendente Kiefer Shuterland en un papel completamente diferente al que nos tiene acostumbrados y que aquí es un sosias del Henry Spencer de "Cabeza Borradora", una mente privilegiada con escasas habilidades sociales. 



Pero el reverso negativo no se queda ahí. Mientras en Twin Peaks la serie, tenemos un cadáver bello y glamouroso como es el de Laura Palmer, cuyo rostro y cuerpo está en paz, aquí tenemos el cuerpo rígido y desencajado de Teresa Banks, y si la autopsia de Laura Palmer era realizada en un entorno frío y aséptico, aquí la autopsia es realizada en un almacén sórdido e insalubre. La policía de Deer Meadow, el pueblo donde aparece muerta Teresa Banks, es hostil y desagradable sirviendo como espejo en negativo de los entrañables y serviciales Sheriff Truman, el agente Andy Brennan y la secretaria Lucy. Y si el espectador de la serie añoraba el café Doble R, sus bellas camareras, y su delicioso café y tartas de cerezas, en Deer Meadow, tenemos su contrapartida con una dueña de la cafetería vulgar y una comida deleznable. 



Lynch junta los misterios del serial y la enigmática frase del Hombre de Otro Lugar, "Let's Rock" con el destino del agente Desmond lo que hace que el agente Cooper tenga que hacer acto de presencia en la localidad, aunque previamente seamos testigos de la que quizá es una de las mejores escenas del largometraje, que transcurre en las oficinas del FBI y que tiene como protagonistas a Gordon Cole, Cooper, el cascarrabias Agente Rosenfeld y el agente Philip Jefries, viajero temporal perteneciente a una subtrama que fue mutilada en el montaje final de un filme cuyo montaje original traspasaba las cinco horas de metraje y que nunca ha visto la luz. En esta escena, donde Lynch da rienda suelta a todo su ingenio, somos testigos de un acontecimiento que hace que esta película no pueda considerarse una precuela de la serie, sino también una secuela de la misma, en el momento que el personaje interpretado por David Bowie señala inquisitivamente al agente Cooper y pregunta al resto de la sala si saben quién es realmente el que está ahí con ellos. El seguidor del serial sabrá que Cooper era poseído por la entidad maligna Bob en el final de la serie, haciendo que esa escena provoque un escalofrío a sus seguidores, por lo revelador del asunto. 



Finalizada esta primera parte o prólogo de la película, y tras un monólogo de Cooper a su fiel Diane, la película cambia de tercio y de tono con el reconocible paisaje de Twin Peaks, que aparecían en los créditos de la serie y los queridos acordes del tema principal de la misma. El público respira aliviado. Tras media hora de personajes desconocidos, ambientes sucios y deprimentes y un tono que en nada recordaba al serial, volvíamos a terrenos familiares y conocidos. Craso error. 

Caída y Redención de Laura Palmer: Un oscuro relato del horror de la pérdida de la inocencia y el incesto 

Lo primero que vemos al entrar de nuevo al mundo de Twin Peaks, es un travelling de Laura Palmer, andando por un vecindario de ensueño, de irrealidad, donde todo es felicidad y alegría, se reune con su mejor amiga, Donna Hayward (interpretada en el filme por la actriz Moira Kelly, debido a que la interprete original Lara Flynn Boyle, se negó a aparecer en la película) y son piropeadas por sus novios oficiales Bobby y Mike. Pero poco después veremos que no es oro todo lo que reluce en la artificialmente inocente e inofensiva población de Twin Peaks. 



En seguida empezamos a ver quién es realmente Laura Palmer, conocida anteriormente en la serie por el espectador, por los recuerdos, ensoñaciones y nostalgia de todos aquellos que la conocieron y la amaron antes de su muerte. Ahora la tenemos delante de nuestras narices, en carne y hueso, ya no es la imagen que nos perseguía a lo largo de la serie, ese fantasma que lo inundaba todo, sino que conoceremos de primera mano y en primera persona el vía crucis personal de una adolescente de 17 años de la que sabemos su trágico final, lo que hace aún más difícil el no sufrir al verla abocada a la muerte. 



Sheryl Lee, la actriz responsable de la interpretación de Laura, realiza una tour de force absolutamente soberbia, injustamente ignorada por los certámenes, que pasa por todos los estados emocionales por los que puede pasar un ser humano, sabiendo transmitir al espectador a esa Laura Palmer repleta de dobleces, capas y múltiples personalidades, desde la mujer fatal y despiadada, a la joven irresponsable y alocada, hasta la niña desolada y aislada en un mundo rodeada de gente a la que no puede contar su terrible secreto y que queda perfectamente de manifiesto en una de las escenas finales del largo, cuando Laura llora desconsoladamente en su aula, el día antes de su muerte predestinada, mientras el resto de sus compañeros y profesores la ignoran o parecen no darse cuenta de lo que hay tras ese rostro triste y desencajado. 



Y su terrible secreto es el haber sido abusada sexualmente por una supuesta entidad maligna llamada Bob desde los 12 años que ha poseído a su padre Leland. Digo supuesta, porque aunque en la serie televisiva el componente fantástico era grande y servía como excusa para esquivar el tema del incesto, algo que seguramente habría encendido las alarmas de censura tanto de la sociedad como de la cadena, aquí, la visión que tenemos de Leland, interpretado de manera aterradora por un excepcional Ray Wise, cambia todo lo que creemos acerca del personaje, dándonos a entender que Bob es una careta de Leland para realizar las atrocidades que comete y no al contrario, como nos hacía entender la serie, en una despiada crítica y aviso de la terrorífica situación que acontece en muchos hogares, con escenas tan reveladoras y escalofríantes como la cena entre Laura, Leland y su madre Sarah, reflejo de una mujer que sabe que algo no funciona en su casa y que teme a su marido, pero que no se atreve a desafiarle, costándole la vida a su hija. Esta idea aumenta, tras ver los siguientes filmes del realizador, "Carretera Perdida"y "Mulholland Drive" donde los personajes protagonizados por Bill Pullman y Naomi Watts en sus respectivas obras, se desdoblan en reflejos distorsionados y mejorados de si mismos, para no afrontar los atroces actos que cometen en nombre de un supuesto amor. Unos personajes que vistos en perspectiva son derivados de este Leland Palmer escindido entre el amor paternal por su hija y las pulsiones sexuales mal dirigidas y reprimidas que le llevan a abusar de su propia hija y acostarse con prostitutas que luego le chantajean (Teresa Banks) y que se parecen enfermizamente a su hija Laura.



Esto no quita para que el elemento fantástico desaparezca, porque la especialidad de Lynch, su marca de la casa y que es lo que a sus seguidores nos apasiona, es que todo es cierto y a la vez no lo es, es decir, el espectador puede y debe quedarse con la interpretación que más le guste, le interese o le parezca más lógica, dentro de las innumerables pistas de un puzzle apasionante que nos ofrece Lynch . En la película vuelve la habitación roja, el enano y el manco (revelándonos su asociación y parentesco), seres que parece ser viajan a través de la electricidad y que siempre han estado, están y estarán, provenientes de un lugar en el que las normas espacio-temporales no existen, en un universo, el de la Logia Negra y el del propio pueblo de Twin Peaks, donde el tiempo en vez de discurrir en línea recta, está superpuesto, sin saber realmente donde comienzan y acaban las cosas, una cinta de Mobius, una espiral infinita que serviría también como punto de partida de lo que sería la siguiente y mejor obra de toda la filmografía de David Lynch, "Carretera Perdida". 




Porque lo que hace diferente a este traslado de Twin Peaks a la pantalla grande es esa extraña cualidad de precuela-secuela que tiene este proyecto. La película nos está contando lo que ocurrió antes de la muerte de Laura Palmer y la posterior aparición del agente Cooper en el pueblo y las vidas de Twin Peaks. Pero secuencias como la anteriormente mencionada de David Bowie, o el sueño en bucle infinito de Laura Palmer donde Cooper se le aparece dentro del sueño desde la Logia Negra y le avisa de una serie de acontecimientos que ocurrirán posteriormente en el serial y la aparición de la novia ensangrentada de Cooper, Annie, cuyo destino quedaba en suspense tras el final de la serie, adelanta acontecimientos del futuro y cierra enigmas que quedaron abiertos en el precipitado final del serial, que junto al epílogo- tras la aterradora representación del asesinato de Laura Palmer, que es aún más escalofriante de lo que sus seguidores habíamos imaginado y soñado-dan una conclusión a los personajes de Laura Palmer y Cooper, en un final que da un cierto halo de esperanza y luz tras más de dos horas de un filme que te vapulea emocionalmente, que te deja exhausto tras su proyección, pero que satisface a todos los aficionados con mente abierta de la serie y a los verdaderos seguidores del genial director. Una de las mejores obras de Lynch, a la par con sus obras maestras "Carretera Perdida" y "Mulholland Drive" y el puente hacia la etapa más original, emocionante y arriesgada de la carrera de este inclasificable artista nacido en Missoula.

23 de septiembre de 2011

Patrulla X 69, X-Men 6, Astonishing X-Men 18 y Lobezno 4


Patrulla X 69 de Matt Fraction, Kieron Gillen y Greg Land (Uncanny X-Men 531 USA).

Continúa "Cuarentena" y somos testigos de la suave transición de poderes de Matt Fraction a Kieron Gillen. Una historia estructurada en tres tramas (el virus, la Corporación Sublime y su Patrulla X creada y Emma Frost y el destino de Sebastian Shaw). Número completito, donde todas las tramas tienen el mismo nivel de potencial e interés. Un virus que puede afectar al homo sapiens también, una Patrulla X de palo y adicta y el turbio y sórdido pasado de Emma y Sebastian nos prometen muchos meses de diversión.


X-Men 6 de Victor Gischler y Paco Medina (X-Men vol.2, 6 USA).

Termina "La Maldición de los Mutantes". La primera saga de esta nueva colección mutie que deja un buen sabor de boca. Porque hay que dejar las cosas claras. No es un grandísimo tebeo, pero si que es un tebeo condenadamente divertido. Este ejemplar es buena prueba de ello. Duelo entre Drácula y su hijo Xarus, con el destino de la nación vampírica en juego y de todos ellos con la Patrulla X. Porque hay consecuencias para ambos bandos y la Patrulla se queda con una patata caliente llamada Júbilo que puede y debe dar mucho juego, en manos de alguien tan competente como por ejemplo Gischler.


Astonishing X-Men 18 de Jim McCann, Matteo Casali, Mike Gallaher, David Yardin,Mike Getty y David Manak (What If? Astonishing X-Men USA).

Entre el final de la etapa de Warren Ellis y el comienzo del nuevo equipo creativo formado por Daniel Way y Jason Pearson, Panini ha tenido a bien, incluir en la colección el especial What If aparecido en 2010 centrado en esta colección, en concreto en las dos primeras sagas  creadas por Joss Whedon. Un especial irregular, ya que el primer What If, centrado en el regreso de Jean Grey al contrario que en la historia original que fue Coloso, es mucho más interesante que el segundo sobre Peligro. El planteamiento de la primera historia es muy prometedor, más por el conflicto a tres entre Cíclope, Emma Frost y la renacida Jean, que por el regreso de la entidad Fenix. Por supuesto, esto es un What If, y en 22 páginas no se puede  más que esbozar lo que sería una trama muy interesante si se llevara a cabo en las series regulares. La historia de amor entre Peligro y Ultron queda muy por debajo frente a la de Jean, pero me lleva a un curioso pensamiento: la obsesión de todo what if de ser historias negras no, negrísimas, donde siempre el cambio en los hechos acaba en una gran tragedia. Algún día debería alguien realizar un "qué pasaría sí" con un final más optimista que el de la historia original.


Lobezno 4 de Jason Aaron y Renato Guedes (Wolverine vol.4, 4 USA).

Leídos ya cuatro números de esta nueva colección de Lobezno guionizada por Jason Aaron, solo puede decirse que es irregular. Irregular, porque tiene elementos interesantes pero otros que directamente se podrían haber obviado. Por ejemplo, toda la parte del infierno es tan Image de los años 90 y tan Spawn que echa para atrás. En cambio, todo lo que ocurre en el mundo real, enfrentamiento de Lobezno poseído con la Patrulla X o el equipo de rescate creado por Mística es muy entretenido. No ayuda el dibujo de Renato Guedes, feo como el solo y al que no ayuda el color. En definitiva, un trabajo que no está a la altura en comparación con los otros trabajos de Aaron.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...