27 de enero de 2010

Eyes Wide Shut de Stanley Kubrick.



EYES WIDE SHUT (1999).


Stanley Kubrick fue, es y será uno de los mejores directores, incluso podría decirse que es el mejor director de cine de la historia. Cada obra suya, y cada una de un género diferente, revolucionó lo hecho hasta entonces y cambió los convencionalismos de cada género que tocaba. Tras obras tan diferentes y magistrales como 2001, La Naranja Mecánica, Barry Lyndon, El Resplandor y La Chaqueta Metálica, obras que tocaban todos los géneros, ciencia ficción 2001, la visión de un futuro distópico La Naranja Mecánica, el género histórico y de época Barry Lyndon, el terror con el Resplandor, y el cine bélico en La Chaqueta Metálica, Kubrick quiso adentrarse en el género erótico, pero a su particular manera, y el resultado fue Eyes Wide Shut.


Para ello, Kubrick adaptó la novela "Relato soñado", del escritor Arthur Schnitzler de 1926, traspasándola a la época actual,ya que la novela representaba la sociedad vienesa de finales del siglo XIX, pero siguiendo con extrema fidelidad la novela original. Solo dos escenas, como la fiesta del principio,que en la novela la pareja la comentan en la famosa escena de la confesión de ella, y el personaje de Ziegler, interpretado por Sidney Pollack, no pertenecen al escrito original. 











Para la pareja protagonista, Kubrick quería una pareja real, y en esa época, nadie mejor que Tom Cruise y Nicole Kidman, matrimonio por aquel entonces. Y no se equivocó. Ambos están inmensos en sus personajes, pero quiero romper una lanza a favor de Tom Cruise, ya que de lo poco que salvó la crítica de la época, ya que fue una película menospreciada en su momento, fue la interpretación de Nicole Kidman. No voy a decir que no lo hace bien, ya que su monólogo contando su fantasía bajo los efectos de la marihuana es genial, pero quien lleva el peso absoluto de la película es Tom Cruise, el verdadero protagonista de la historia, ya que casi no hay un plano en el que él no aparezca. SI él no hubiera funcionado, la película no habría funcionado, y en esta, Cruise está sobresaliente, demostrando que es un actor con un grandísimo potencial, pero que necesita de un grandísimo director para poder controlarlo, y no permitir que saque su vena histriónica, que la tiene y mucha. En esta película está contenido, pero consigue mostrarnos todo el  abanico de estados de ánimo y sentimientos.











Hablaba anteriormente, refiriéndome a la laureada interpretación de Kidman, que la película fue recibida con tibieza tanto por la crítica como el público. Era una película esperadísima, ya que Kubrick llevaba 12 años sin dirigir, interpretada por la pareja de moda en el momento, Kidman y Cruise, en una película que tenía como tema central el sexo, lo que acrecentaba el morbo del público, y además Kubrick murió pocos meses antes del estreno del filme. Las expectativas puestas en el largometraje eran muchas, y la visión que se tenía de él era muy diferente a lo que fue, ya que todo el mundo esperaba que fuera una película erótica casi pornográfica y explícita visualmente. Pero no lo fue, porque Kubrick no estaba interesado en eso, y apunto yo, menos mal.











Menos mal, porque Kubrick era un hombre con una visión muy particular del mundo, y su incursión en el sexo y las relaciones de pareja no iba a ser menos. El autor irrita a todos aquellos espectadores que esperaban y deseaban visionar un espectáculo erótico/pornográfico, bajo la excusa de ver una obra de Kubrick, (a lo que a esas personas les digo que se dejen de hipocresías, y se vean una película pornográfica, y se quiten los complejos de lo que es moral y socialmente aceptable), y les golpea con una obra que provoca e incomoda, pero no por lo que muestra, sino por lo que sugiere.


La película se podría resumir en pocas palabras. Una pareja de clase media-alta, completamente aburguesada y que siguen juntos por comodidad, ve tambalear su relación porque la mujer confiesa haber tenido una fantasía con un hombre que vio en unas vacaciones. A partir de ahí, el marido devorado por los celos, se enfrenta a todas y cada una de sus fantasías inconfesables. 











Pero no solo es lo que se cuenta, sino como se cuenta, y en esto último, Kubrick es un genio muy por encima de cualquiera. La estructura de la película es impecable, muy parecida a La Naranja Mecánica, donde si pudiéramos doblar la película físicamente por la mitad de su metraje (siendo el centro de la obra, la famosa escena de la orgía), veríamos como los acontecimientos de la 1º mitad de la película se solapan con los de la 2º mitad, pero vistos por un prisma distorsionado, es decir, son las dos caras de una misma moneda. Todo ello, envuelto por un ambiente de sueño/pesadilla, remarcado por la fotografía del largo, donde toda ella tiene una atmósfera de sueño febril, haciendo pensar al espectador, tras su visionado, si todo lo ocurrido y acontecido en ella, es real o meramente una ilusión o distorsión desde el punto de vista del personaje de Cruise, trastornado por los celos y sus fantasías inconfesables e irrealizadas.


En la obra, Kubrick toca todos los miedos y tabúes alrededor del sexo de nuestra mojigata sociedad actual, y como las represiones para parecer social y moralmente aceptables, se difuminan cuando no somos vistos y actuamos en el anonimato (reflejo de ello es esa orgía en la que todos los participantes van cubiertos con terroríficas máscaras venecianas).











Es innumerable, la cantidad de escenas magistrales que atesora la película: la primera, en la que con muy poco, mientras los protagonistas se cambian para ir a una fiesta, y solo con imágenes, Kubrick nos demuestra la situación en la que se encuentra dicha pareja, como ejemplo, mientras Kidman orina, Cruise se arregla la corbata en el baño. Ya no hay misterio en esa pareja, la cotidianeidad y la confianza mal entendidas, que nos muestra la falta de pasión y deseo que esa pareja se profesa. La escena en la que Kidman confiesa su infidelidad en su cabeza, las visiones de Cruise atormentado imaginando a su mujer con el hombre de sus fantasías, la magistral y terrorífica escena de la orgía, dirigida y planificada hasta el extremo, el momento necrofílico de Cruise acercándose en el depósito de cadáveres a la mujer que salvó de una sobredosis al principio del filme, y que se convierte en la mujer de sus deseos y fantasías, y que refleja y representa ante todas las mujeres/tentaciones, que aparecen a lo largo de la película. Todo ello, para llegar a una conclusión que deja más dudas y preguntas, que respuestas al espectador, dando lugar al debate y a la controversia, que es lo que toda buena obra de arte tiene que dar, una vez degustadas.











Es redundante decir, que el uso de música clásica en la película, es magistral, ya que Kubrick lo ha conseguido en toda su obra, siendo el Martin Scorsese de la música clásica. Elegidas con extremo acierto, y más aún, haciéndolas suyas, como si realmente no las estuviera usando, sino que hubieran sido creadas expresamente para el largometraje. A destacar "Musica Ricercata,II" de Gyorgi Ligeti, que nos acompaña durante casi todo el filme, y que con una única nota de piano, crea una tensión y un ambiente inquietante.


Poco más puedo añadir, únicamente decir, que nos encontramos con la obra póstuma del cineasta, otra obra maestra en su currículum, y una verdadera lástima que no siga entre nosotros, para seguir ofreciéndonos cine con mayúsculas, y para enseñar a todos los aprendices de director, que en la actualidad hay muchos, lo que es y significa hacer cine.


Os dejo un enlace de mi blog amigo, Destino:Placer, donde os proponen una visión del filme desde la perspectiva de una profesional de la terapia de pareja y la sexología. No dudéis en visitarlo.




2 comentarios:

  1. jajajaja he dado al link y he ido por donde he venido jajaja
    has pensado hablar de 2001? pq da para largo pero me gusta 'discutir' con la gente sobre ella¡
    volvere a ver q escribis¡

    ResponderEliminar
  2. Bienvenido Peter!! Me imagino que has entrado en bucle entre mi enlace y el del blog de Destino:Placer. Si, hablaré de 2001, ya que es una de mis películas favoritas, y así podremos "discutir" sobre ella, que a mi también me encanta. También haremos más colaboraciones entre este blog y Destino:Placer, tanto de cine como de cómics que traten temas relacionados con la psicología, el sexo y las relaciones de pareja.
    Espero verte de nuevo por aquí.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...